Según la Ley 610 de 2000, los elementos son: -Una conducta dolosa o gravemente culposa atribuible a una persona que realice gestión fiscal. -Un daño patrimonial al Estado. -Un nexo causal entre los dos elementos anteriores.